Los embalajes en una mudanza se utilizan para proteger y salvaguardar los muebles y objetos, especialmente los que son delicados y su integridad podría comprometerse con los movimientos.

Existe una gran variedad de tipos de embalaje, y se clasifican de acuerdo con el tipo de producto y su utilidad.

Embalaje primario: Se encuentra en contacto inmediato con el objeto.

Embalaje secundario: Es una envoltura externa que suele agrupar los paquetes de embalaje primario para su protección y para facilitar su transporte. 

Embalaje terciario: Es el que contiene una gran cantidad de objetos que pueden estar o no, con embalaje primario. Este tipo de embalaje permite su almacenamiento seguro por tiempo indefinido, así como su transporte con un máximo de seguridad.  

Ambos tipos de embalaje tienen una característica importante, que es la contención, asegurando que el objeto está seguro y se puede manipular de manera eficaz y fácil.